Bienvenidos al blog de la readvolution

Bienvenidos al blog de la readvolution

jueves, 5 de octubre de 2017

Kazuo Ishiguro




Hay escritores para una remontada de catarro, hay escritores para superar el ataque de ansiedad de una espera  en el aeropuerto, hay escritores quisquillosos que una imagina en su torre de marfil ,concibiendo tramas que no encajan perfectamente y es, conveniente y obligado, escribir y reescribir. Hay escritores vitales y rápidos como centellas y también hay escritores como Kazuo Ishiguro.
Mi Kazuo, escondido y atrapado en la suavidad vainilla de Panorama de Narrativas de Anagrama, se convirtió, desde nuestro primer encuentro lector, en amor a primera vista. 
En «Los restos del día», olisqueando la familiar contención narrativa de los grandes narradores,  recuerdo haber reconocido otro olorcillo inquietante, el de la decepción, cuyo aroma se parece a ciertos bizcochos desmoronados de repente por una apresurada salida del horno. Así, Stevens, el mayordomo de Darlington Hall, va expandiendo su decepción por la novela y de paso contagiando  al lector. La épica de esta pequeña historia de un viaje sin importancia evoca la imagen de unos niños que en la orilla de una vasta playa construyen un castillo de arena cuyos cimientos lamerá el mar. No importa cuánto tiempo pase, la construcción está destinada a desaparecer. Y ese observador, que es el atildado Stevens, nos revela con tristeza que algunos recios valores, defendidos a capa y espada, no son nuestros, ni siquiera sirven para vivir con alegría y un poco de amor. 
Merecía el Premio Nobel y se lo han dado. Hoy estoy contenta por él y por mí, devota lectora de su obra. 


No hay comentarios: