Bienvenidos al blog de la readvolution

Bienvenidos al blog de la readvolution

lunes, 28 de julio de 2014

Lo que afecta



El jilguero: Carel Fabritius 

Los grandes cuadros atraen a multitudes, la gente va en tropel a verlos, son reproducidos sin cesar en tazas de café, alfombrillas para el ratón y todo lo que tú quieras. Y yo me cuento entre esa gente, puedes pasarte la vida yendo a museos, dando penosamente vueltas por sus salas y luego salir e ir a comer. Pero si un cuadro te llega de verdad al corazón y cambia tu forma de mirar, de pensar, de sentir,  no piensas: «Oh, me encanta este cuadro porque es universal» o «Me encanta este cuadro porque habla a toda la humanidad». Esa no es la razón por la que alguien ama una obra de arte. Es un susurro secreto desde un callejón: «Pss. Eh, chico. Sí, tú».  Fallo cardiaco individual. Tu sueño, el sueño de Welty, el sueño de Vermeer. Tú ves un cuadro, yo veo otro, el libro de arte lo pone a cierta distancia, la mujer que compra el cuadro en la tienda de regalos del museo ve algo totalmente diferente, y eso por no mencionar a la gente de la que estamos separados por el tiempo: cuatrocientos años antes de que llegáramos nosotros o cuatrocientos después de que nos hayamos ido, nunca afectará a nadie del mismo modo y a la gran mayoría jamás les afectará de forma profunda, pero... un cuadro importante fluye con suficiente potencia para abrirse paso hasta la mente y el corazón a través de toda clase de enfoques diferentes, de maneras únicas y particulares. . «Soy tuyo, tuyo. Me pintaron para ti.» 

Fragmento de El Jilguero, Donna Tart. Editorial Lumen   

No hay comentarios: