Bienvenidos al blog de la readvolution

Bienvenidos al blog de la readvolution

jueves, 4 de julio de 2013

Instrucciones para una ola de calor

http://www.nuncatehagaslibrero.blogspot.com.es/ Cecilia Monllor, Maggie O´Farrell


Maggie O´Farrell, autora de Instrucciones para una ola de calor, vuelve a encandilarme con una historia de familia. Gretta y Robert Riordan, los patriarcas de una familia oriunda de Irlanda, parecen un matrimonio a la vieja usanza: tradicionales, bien avenidos, creyentes... Durante una ola de calor que asola Inglaterra, en una época sin móviles, Robert sale de su casa y no vuelve. Los tres hijos de la pareja: Michael Francis, Mónica y Aoife, junto a su madre, emprenderán su búsqueda. Cada uno de los cuatro personajes lleva consigo una gran pesadumbre vital que la autora sabe urdir de manera delicada e inquietante.
Contar historias parece sencillo. Todos poseemos un gran fardo de ellas y todos tenemos recursos lingüísticos para transmitirlas a otras personas, pero no todos sabemos lograr la alquimia que consiguen los buenos escritores. En  La extraña desaparición de Esme Lennox, Maggie O´Farrell había dejado patente que ella es una de las mejores y que conoce a la perfección los mimbres con que se teje una ficción. En Instrucciones para una ola de calor, la atmósfera de calina insoportable sostiene el ambiente moral de los Riordan que se parece sospechosamente al de cualquier familia con sus secretos ocultos, sus favoritismos, sus luchas por mantener las apariencias, su instinto de supervivencia de clan y su desmoronamiento. En esta novela, detallista, el sentido del humor y las descripciones de entomólogo, consiguen que el lector llegue a la palabra fin y piense: ¡una lástima, se acabó el disfrute! Pero, ojo, esta  epopeya de los Riordan, empapados de calor, es de las que se recuerda con mucho gusto pasados los días.

2 comentarios:

Saramaga dijo...

Este es uno de esos libros que me atrae por el título, por la portada y por el argumento.
Está apuntado.. claro.
Besos!

Cecillia Monllor dijo...

Saramaga, hazte ese regalo, verás cómo te gusta. Besos también para ti.