Bienvenidos al blog de la readvolution

Bienvenidos al blog de la readvolution

lunes, 22 de julio de 2013

Cómo enamorar a un plómez



Un lector plómez es lo que necesita una editorial que quiera vender. Y da igual el tamaño del negocio porque el plómez es un entusiasta que necesita audiencia y convence a todo el mundo de que lo lea y hable de él. Me reconozco plómez. Cuando encuentro un libro que me fascina hablo de él a lo largo y ancho del orbe. Convenzo a amigos y lectores para que lo lean y hago gratis el trabajo del departamento de marketing porque estoy convencida de sus bondades, no me lo impone nadie. Guy Kawasaki denomina a este curioso especimen  predicador pero a mí me gusta más mi término porque no tiene connotaciones evangélicas. Un plómez llevado al extremo es insufrible pero a los editores poco les importa. Ellos se frotarían con regocijo las manos si dispusieran de un centenar de ellos esparcidos por el 2.0, 3.0 o la versión que toque.
Un librero plómez es la criatura más maravillosa sobre la tierra para un editor; el caso es que no abundan. A esta categoría de rara avis se deben éxitos clamorosos como El niño con el pijama de rayas, la sombra del viento  o El quinto en discordia.

En lugar de invertir grandes de sumas en promoción, los editores pequeños (que de todas formas no pueden invertir un euro en nada) deberían tomarse en serio la búsqueda de sus plómez para  inundar el mercado de comentarios y recomendaciones genuinas y enamoradas.

5 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Asteroide tiene muchos lectores de ese tipo (entre los que me encuentro).

No todas sus novelas tienen el mismo interés ("La educación de Oscar Fairfax" me pareció una nadería) pero a la de gente que he perseguido para decir que compre "Cuatro Hermanas" o "Una temporada para silbar", no tiene precio :-)

Chasity dijo...

Gorgeous!

Elena Méndez dijo...

Toda esta trilogia es fantástica:::

Antonio dijo...

Me ha gustado mucho lo que escribe en este blog es estupendo.

Cecillia Monllor dijo...

Gracias Antonio, esos comentarios dan ánimos para seguir.