Bienvenidos al blog de la readvolution

Bienvenidos al blog de la readvolution

domingo, 1 de abril de 2012

Crisis: sobre librerías y editoriales


Los libreros tenemos que estar al tanto de lo que se habla en la red. En mi  doble de condición de editora y librera he leído este artículo con atención y os invito a abrir una conversación sobre las ideas que Pensodromo recoge sobre las opiniones de  Manuel Gil e  Ismael Gómez. 
¡Bienvenidos a la biodiversidad! 



Artículo original en: Comunidad de editores
Librería y edición 21

"Abordar una crisis como la actual puede ser un reto estratégico? Y la edición y las librerías ¿han de unirse para abordarla como plantea Manuel Gil en Antinomias Libro? Pensamos que no. Nos sentimos más identificados con Ismael Gómez García en Ágora o nunca.

Las librerías están muy tocadas, cierto; pero también, que venían tocadas antes del 2007. Y la edición lo mismo. ¿Los últimos meses hemos visto el cierre de un número considerable de estos puntos de venta, y los comentarios que se escuchan de los comerciales ahondan en la idea de más cierres a corto plazo? Es algo que hay que lamentar. También se cierran estudios de diseño, productoras, echan el cierre grupos de profesionales que se habían unido en un emprendimiento. Todo eso también hay que lamentarlo, porque son parte del sector, de su bioriquecidad. No es sólo cosa de libreros y editores. No solamente. Ya no.

Hay editores que …no entienden que una producción como la que se está haciendo es imposible de sostener por las librerías; como hay editores que sí lo entienden y, en consecuencia, están buscando y probando alternativas. una de ellas, por qué no, el famoso carrito de la compra en las webs de las editoriales… luego volveremos a ello. ¿Es hora de que las librerías marquen sus límites sobre cómo quieren trabajar? Es hora, sí. Aquellas que están funcionando mejor son las que tienen los límites de su identidad mejor dibujados, el aforo de sus anaqueles limitado, y reservado su derecho bibliográfico de admisión.

Lo de pensar en «poner cupos a la producción para estar en las librerías» me parece muy poco red. ¿Cuando nos pusimos a hablar de cupos? Las diferentes personalidades prescriptoras han de ser auténticas y diferenciadas, no rasas uniformadas. ¿El espacio de librerías es finito y la producción tiende a infinito? La red amplía hacia el infinito el espacio de la librería (el ser librero) y la producción infinita existente en red, obliga al sector a concretar y, lo que me parece más interesante, a reconsiderar su papel, el valor que aporta. Por tanto, si el viejo modelo es claramente insostenible, el nuevo al menos, está en trance de querer serlo.

Nos interesa discutir y comentar aquellas cuestiones que se impone, a juicio de Manuel, «cerrar de manera inmediata»:

Pacto Nacional por el libro
Semejante tarea, si realmente se quiere hacer algo en serio, significará para el sector una cantidad de recursos no gastados en lo necesario sino en lo deseable. ¿Sigue teniendo sentido –viendo lo que estamos viendo– plantear algo en clave “nacional”? Sobre si conviene plantearlo en clave libro, claramente que no. Tampoco me interesaría un «Plan Nacional por el eBook». Si la competencia en conjunto reduce su capacidad y se va quedando sin aire… ¿Cómo aprovecharlo desde aquellas librerías que funcionan? Habrán muchos lectores que se quedarán sin su librero de cabecera, tanto da… Hay oportunidades para pescar audiencias. ¿Qué estrategias diseñar para conseguirlo? ¡Desde luego han de ser una caña! Cosas así me preocuparían. Si de todos modos, el sector se vuelca a un “pacto nacional por el libro”, para mi es un buen momento para apostar por un pacto paralelo alrededor de las “redes editoriales colaborativas”. Para pensarlo.

Plan Nacional de Defensa de la Librería
¡Además! Si no fuera ya todo suficiente desastre, tratarán de fortalecer aún más sus defensas (y sus límites de acción). Un paso más… y a las barricadas. Mientras tanto, me interesan los proyectos que se abren, se desdoblan, se relacionan en red, on & off line… Libros, pero no sólo. El panorama no puede ser más alentador ni la contradicción tan extraordinaria: ponerse a defender una cosa en un momento en que nadie tiene claro cuales son sus límites (estando todos ya de acuerdo que no es sólo un tema físico o de local).

Congreso Nacional del Libro
Tengo mis dudas de que lo que se resuelva a este nivel sirva para moverse hacia nuestros entornos y hacia nuevos públicos. Ahí está el pasado 22 Congreso…

Grupo de trabajo sobre la reinvención de la librería
Esto no existirá jamás, pero si llegara a existir y, milagro, sirviera para algo… se situaría en la rueda de proyectos que ya están ejecutando esos cambios: en directo, experimentando. No va a ser posible fundar Caracas, como no sea en Caracas.

Plan anticrisis para incentivar el consumo de libros en librerías
Lo que pasa es que muchas veces estamos tan metidos en el día a día, que perdemos de referencia cuán avanzados estamos respecto a la competencia o perdemos de vista quién es. Cuánta innovación estamos implementando y cuánto más eficaces hemos sido en la optimización de procesos “normalizados”. No, no hay que perder de vista esas referencias… porque ayudan a centrarse mejor en lo de siempre: vender bien y mejor. Hacer mercado al vender.

Formación de un sello de calidad para librerías
Este es un tema sobre el que se insiste en forma recurrente. Nada indica que la experiencia aplicada en Francia —y que comentamos en ¿‘D.O’ a las librerías independientes en Francia? allá por octubre del 2009— haya demostrado gran eficacia. Pensamos más bien que será desgastador para el sector y que a la postre, no significará nada realmente para un proyecto en éste siglo 21.

IVA cero en el libro (digital o papel, y si no es posible por imposición de Bruselas, el superreducido tanto en papel como digital)
Si, vale… Ok.

Deriva de todas las compras institucionales hacia las librerías de planta a calle
No parece muy inteligente dedicarse demasiado a pensar en estos tiempos en la compra institucional… al menos, mientras siga al servicio del favor de la política. No nos interesa quien somete su supervivencia a la administración pública, al Estado.

Retirada de los carritos de compra de las webs editoriales
Hay que  entender por qué muchas editoriales se han decidido por instaurar sus propios carritos de la compra. Las razones, según nuestra experiencia, están vinculadas a la búsqueda de alternativas de supervivencia. ¿Están encontrando la complicidad necesaria con las librerías? ¿Será —como dice Ismael— porque “la mayoría de los libreros con los que traté vendían libros como podían vender chucherías, bragas o disfraces…»? El sector piensa en clave libro, incluso sus grandes desafíos que ya no giran sólo a su alrededor. Pensar en clave red. Esa es la fuerza de la edición 21 desde nuestro punto de vista.

Apoyo financiero y medidas de desgravación, fondos ICO de créditos blandos, apoyo por desgravación a la política de alquileres en los barrios para librerías
De acuerdo pero como apunta Ismael Gómez, una cosa es considerar esto desde la cultura y otra, desde la importancia de las librerías en los paisajes urbanos, en los barrios. Lo primero muy confuso (sujeto a razones más ideológicas que de mercado) y lo segundo más concreto (sujeto a razones políticas).

Código de buenas prácticas del sector
Las buenas prácticas se tendrán que deducir de buenos resultados: quizá desarrollos empresariales con ritmos algo más slow respecto a tiempos pasados (ojo con las tasas de crecimiento de hace 5 años…), pero no por eso ser “malos” resultados. No habrá mejor práctica que una buena experiencia.

Apoyar la agrupación de las librerías en cadenas
De culminar con éxito una iniciativa de este tipo, se encontrarían que los problemas individuales, se han convertido en problemas en cadena y que, las soluciones, también serán en cadena. ¿Tiene sentido seguir pensando en clave cadenas… cuando el presente y el futuro de la edición, de los libros, de los autores y de las librerías –aunque físicas–, será en red?

Formación de redes y comunidades: lectores-librerías-edición independiente
Las redes, las experiencias entre lectores y contenidos, incluso con contenidos textuales, trascienden las librerías y la edición independiente: intervienen muchas otras cosas. Además, su gracia, es que se generan al margen de intereses tan concretos.

Puesta en marcha de un canal de televisión sobre el libro en Internet
Por el mismo esfuerzo, supérese el paradigma libro (aunque mantenga el libro su importancia).

Constitución de un centro nacional de formación en torno al libro de carácter intergremial
La idea de un centro nacional de formación en torno al libro de carácter integremial, creo que me gusta menos que la idea de “Lab”. De todos modos… ¿cómo se plantea la docencia y el traspaso de conocimientos de algo que se está redefiniendo en presente continuo? Además de dar voces a gurús, digo… ¿Realmente estamos ante un problema de formación (de forma) o de capacidad de aprendizaje (de integrar cambios en la forma).

Puesta en marcha a partir de DILVE de una plataforma de ebooks de libreros y editores independientes, tanto con descargas como en la nube para la venta a bibliotecas públicas y académicas
El tema de fondo de este punto es si sumarse a líneas de defensa o de ataque: push o pull. Toda propuesta nodal chocará frontalmente con la tendencia fragmentaria de los tiempos, con la atomización de los emprendimientos, contra la molecularización de las audiencias. Además, ¿Dilve no pretende acoger a toda la industria editorial y no sólo a los independientes?

Campaña de explicación de la propiedad intelectual y de por qué hay que comprar en librerías con presencia de libreros y editores en colegios e institutos, mediante charlas periódicas
Este punto es bien chiostoso, porque mientras se trata de poner puertas al campo, un proyecto librero cualquiera puede convertirse directamente en sello editor (aprovechar más sus capacidades prescriptoras creando nuevas experiencias) y dar movimiento a nuevos contenidos de nuevas maneras (como por ejemplo la acción «Give Me 5») pero con títulos editados por la casa, solo en digital, etc.

Sabemos que buena parte de la reflexión hoy está potenciada por la crisis de las ventas, lo que lleva a pensar en la búsqueda de “recursos para vender más”, desplazando la reflexión que la subyace".

No hay comentarios: