Bienvenidos al blog de la readvolution

Bienvenidos al blog de la readvolution

martes, 8 de marzo de 2011

Yo maldigo el río del tiempo


Cuando leo un libro siempre acabo preguntándome sobre qué habla, qué quiere contar el autor/a con su historia. En Yo maldigo el río del tiempo de Per Petterson el tema que salta enseguida como lienzo de fondo es la incomunicación. Parece que hay personas que tienen una especial incapacidad para no trasladar sus verdaderos sentimientos a los demás. Éste es el caso de los protagonista de esta obra: Arvid, un cuarenteañero comunista, aquejado de una depresión, dolido por su inevitable divorcio y su adusta madre danesa, una mujer de pocas palabras, enferma de cáncer. La novela transcurre en un espacio temporal corto: durante el breve encuentro/desencuentro de madre e hijo en la casa de verano de la familia en Dinamarca. Sobre toda la novela planea el fantasma de la incomunicación, los malentendidos y el dolor. la delicada estructura sobre la que trabaja el novelista aporta liviandad y belleza a la narración. El momento en que Arvid renuncia a pronunciar el discurso que ha preparado para celebrar el cumpleaños de su madre me resultó especialmente emotivo. Y demuestra que la buena literatura no necesita de grandes alharacas para romper el muro de contención del lector. Una sencilla historia, unos buenos personajes bien construidos y una estructura pensada para sostener el edificio narrativo.
El propósito del autor es muy importante en un libro, aunque no coincida con el que le otorgue el lector de la obra, claro está.

2 comentarios:

loquemeahorro dijo...

¿Me lo parece a mí pero el tema de la incomunicación está muy presente en el cine/literatura nórdicas?

Yo también suelo preguntarme eso: Esta historia ¿qué nos quiere decir?

Y a veces llego a la conclusión de que nada en absoluto.

Antes pensaba que era debido a mi incapacidad como lectora, pero ahora empiezo a tener mis dudas.

Compañía de Libros dijo...

Loque estoy completamente de acuerdo. De hecho, soy muy aficionada a la literatura nórdica desde sus primeros autores publicados en España como Marianne Friediksson. Y sinceramente encuentro el tema en todas las novelas: incapacidad de decirle al otro que te importa y más aún una frialdad en los afectos tremenda. Y con respecto a la segunda parte de la cuestión también he llegado a la misma conclusión que tú, hay historias que no cuentan nada, así de simple y nos las venden como el no va más, pero es sólo eso, marketing y ni siquiera del inteligente. Así que cuando me ocurre me apeno un poco por haber hecho el indio soltando la pasta pero enseguida me consuelo y me digo a por otro que el mundo es ancho y grande y tiene que haber de todo como en botica. Lo de cuestionar mi capacidad o incapacidad no entra en mis cavilaciones lectoras.