Bienvenidos al blog de la readvolution

Bienvenidos al blog de la readvolution

domingo, 15 de marzo de 2009

Una librería singular donde no se admiten pedidos

Leo en Cegal ( http://www.cegal.es/lib/noticias/detalleNoticia.php?codigo=1004) que un escritor aleman anuncia la creación de una librería donde el cliente tendrá que resignarse a escoger entre libros escogidos por él y a que no se acepten pedidos de otros títulos. Las listas de bestsellers no tendrán peso alguno y en la oferta se mezclarán libros viejos y nuevos.
Una sección estará dedicada a los libros que el escritor considera indispensable leer, otra a aquellos a través de los cuales se puede entender mejor el presente, una tercera a los libros que pueden hacer del comprador un buen lector y otra que lo pueden convertir en un buen escritor.
Hay además otras secciones como una para viajeros.
"No hay otros libros en esta librería ni se aceptan pedidos. Sin embargo, el lector puede hacer sugerencias acerca de otros títulos que deberían estar aquí", dice una de las reglas que se ha impuesto Ortheil.
"Hanns Josef Ortheil examinará las sugerencias para aceptarlas o rechazarlas", agrega el texto que recoge las seis reglas básicas de las futuras librerías.
La oferta de estas futuras librerías no deberá sobrepasar los 5.000 títulos y parte de la misma se transformará siguiendo el ritmo de las cuatro estaciones.
Las novedades, según Ortheil, no deberán jugar un papel demasiado importante en la renovación de la oferta. Lo decisivo es la incorporación de títulos que tengan que ver con el ciclo de las estaciones o temas que hayan cobrado actualidad por uno u otro motivo, sin importar cuando hayan sido publicados.
Ortheil quiere hacer de sus librerías puntos de encuentro y de intercambio de ideas y, para ello, ofrecerá café, te y cava e invitará a sus lectores a que consignen por escrito sus opiniones sobre sus locales.
Las opiniones de los clientes serán coleccionadas, comentadas y publicadas por el escritor.
En las librerías habrá música permanentemente y habrá lugares donde se podrá leer cómodamente o donde también se podrá escuchar, por audífonos, programas de radio relacionados con la literatura.
Las personas que trabajen en las librerías estarán vestidas de negro y deberán estar familiarizadas con los títulos que ofrecen al público.
¿Funcionará el experimento?

2 comentarios:

ShopGirl dijo...

Jaja ¿Te imaginas una libreria asi?

Me encanto el blog.

Beso.

lammermoor dijo...

Me encantaría que existiera.